¿Por qué usar nuestro abono orgánico?

Tres razones para abonar con

  • Es un estructurante de la superficie del suelo, que facilita el laboreo, mejora la nascencia (evita el encrostamiento) y aumenta la capacidad de retención de agua, ofreciendo a las plantas una mayor resistencia a la sequía.

  • Activa el crecimiento de la planta por el aporte de nitrógeno, fósforo, potasio y oligoelementos, además de liberar los nutrientes bloqueados en el suelo gracias a la flora bacteriana no patógena aportada.

  • Permite una liberación lenta de nitrógeno, por ser en su mayor parte orgánico, quedando a disposición de la planta a medida que lo va necesitando y cubriendo, así, el ciclo vegetativo del cultivo.

Influencia de FEMAT en la fertilidad del suelo

Sobre las propiedades físicas del suelo

  • Por su alto contenido en materia orgánica hace más ligeros los suelos arcillosos y cohesiona los arenosos.

  • La mayor estabilidad estructural que se consigue en el suelo con el aporte de humus se traduce en una mayor permeabilidad para el aire y el agua.

  • El humus, a su vez, posee un alto poder de absorción de agua. Al abonar con FEMAT, se incrementa el contenido de humus en el suelo y, en consecuencia, se aumenta considerablemente la capacidad de retención de agua.

Sobre las propiedades biológicas

  • Por su alto porcentaje en humus, FEMAT reduce los riesgos de encharcamiento, con lo que se favorece la respiración radicular, la germinación de las semillas y el estado sanitario de los órganos subterráneos de los vegetales.

  • Por la misma razón, se favorece la difusión de gases entre la atmósfera del suelo y la atmósfera exterior, favoreciéndose así fenómenos como la humificación, nitrificación, fijación de nitrógeno atmosférico, evolución biológica del azufre y fósforo, etc.
  • El desprendimiento de CO2, consecuencia de la actividad microbiana y respiración radicular, acidifica las soluciones del suelo y favorece la solubilización de compuestos minerales de baja solubilidad.

Sobre las propiedades químicas

  • La aplicación de FEMAT libera los cationes fijados en la arcilla, absorviéndolos en el complejo arcillohúmico, donde sí están a disposición de la planta, además de evitar su pérdida por lixiviación. Ello se traduce en un incremento de la fertilidad.

  • El poder tampón del humus mantiene el pH del suelo dentro de unos valores óptimos que evitan que ciertos elementos nutritivos queden retenidos en el suelo por la formación de sales insolubles.

  • Las propiedades quelantes de los coloides húmicos permiten formar quelatos con algunos cationes los de hierro pueden ser los más interesantes, favoreciendo la fertilidad del suelo.

  • Ya que las reservas de nitrógeno del suelo están constituidas por nitrógeno orgánico, en este sentido resulta fundamental la materia orgánica aportada para regular la fertilidad nitrogenada del suelo. El nitrógeno aportado por FEMAT, en su mayor parte orgánico, es liberado progresivamente durante el ciclo vegetativo de la planta.

¿Quieres más información?

Un equipo especializado te asesorará personalmente para informarte sobre
nuestros productos y servicios.

Contactar